Miguel-Anxo Murado
Miguel Ángel Murado
...........................
Artículos
...........................
Libros
...........................
Cine y Televisión
...........................
...........................
Acerca de
...........................
Enlaces
...........................
Contacto
...........................
...........................
Gallego
...........................
Inglés
...........................
...........................
...........................
...........................
In Association with Amazon.com  

.........................................................................................................................................
Bestiario de los descontentos

1

Yo navego sombras interminables, confín oscuro de tierra con tierra como beso de la piedra y de la arena. Más cántico pequeño yo que poema épico contemplo a mi paso ruinas y enterrados dominios. Se de los antaños, de los esplendores derribados; desde mi noche fija -ciego soy- no observo pero presiento estas tres cosas: la espada vieja, la columna de mármol, y la presencia definitiva de los hombres tan brutalmente devorados por la tierra en la que yacen.

(El topo)

 

3

Descrito soy así: tengo la cabeza pequeña, el pico corto, poderoso, y tengo cubriéndome pluma que me oscurece el cuerpo con el paso de la edad.

Muchas veces un vínculo de cuero une mis patas encuchilladas y el guante del cazador.

Cuando espero pieza el viento contiene la respiración y gira con una cifra de violencia. Yo, contenida también la sinrazón en la sombra de la caperuza que me cubre los ojos no puedo verlo. Pero si huelo la sangre y el corazón pequeño de mi víctima queriendo huir imposiblemente.

Y luego: el impulso. La voz del cetrero es clara, entonces el golpe ha de ser exacto.

(El halcón)

 

10

Tengo la piel dura, casi escama, ni lo cubre pelo ni pluma. Así es que no siento en el nada: ni frío, ni calor ni hielo.

Noto la invernía en el cuerpo flexible por la ausencia que siento en las manos.

Las manos son mi esfuerzo detenido, que es mi propio cuerpo. La ausencia es la de una vida pequeña que no veo -soy apenas vida- pero que si presiento. Como un peso necesario.

(La rama que sostiene al pájaro)

 

11

Rama no soy pero lo parezco. No me sostiene el viento -cierto- pero me sujeta la tierra, el suelo que yo delimito. No tengo vida pero sí muerte. Si muere el objeto del que soy reflejo exacto se pudre también en mí mi contorno tatuado en las piedras como una agua de luz negra.

Y ni valor ni uso alguno tengo. Pero soy recuerdo de la vida y del tiempo, de la forma y de la distancia, inquebrantable y fiel como un pronóstico, quizá el de la muerte propia del objeto del que soy reflejo exacto. Y, mientras, sin tener existencia, persisto.

(La sombra de la rama que sostiene al pájaro)

 

15

Vida soy, pero detenida en un punto justo de la Eternidad Universal. Es como el cansancio de la materia por tener conciencia.

(Una piedra)

 

16

Dispuesto a intentar la felicidad creeré por enésima vez que al final del viaje no tiene por qué estar, necesariamente, esa absurda muerte de sal y naufragio.

(El río)

.


  .........................................................................................................................................
<< volver
..............................................................................................................................................................................
Todo el contenido de esta página es propiedad intelectual de Miguel-Anxo Murado [Miguel Murado] | Se autoriza su reproducción siempre que se cite la procedencia | Diseño web m&e ................................................................................